fbpx

Dr. Christian zenteno

Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta a la piel y a otros órganos internos, causando inflamación, endurecimiento y cicatrización, así mismo, la esclerosis sistémica puede tener graves consecuencias para la salud y la calidad de vida de las personas que la padecen. 

En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la esclerosis sistémica, es decir, sus causas, síntomas, tratamiento y prevención.

La esclerosis sistémica es una enfermedad que se produce cuando el sistema inmunológico, que es el encargado de defendernos de las infecciones, se confunde y ataca a nuestros propios tejidos. El tejido conectivo es el que forma la estructura de la piel, los huesos, los músculos, los vasos sanguíneos y los órganos internos. Cuando el sistema inmunológico lo ataca, se produce una inflamación que con el tiempo provoca un endurecimiento y una cicatrización anormal. Esto hace que los tejidos pierdan su elasticidad y su función.

esclerosis sistémica

Síntomas

La esclerosis sistémica puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero sobre todo a la piel y a las articulaciones de las manos y los pies. Las articulaciones son las uniones entre los huesos que nos permiten el movimiento. La piel y las articulaciones de las personas con esclerosis sistémica se vuelven rígidas y deformes, por lo tanto, esto dificulta el movimiento y causa dolor. Además, pueden aparecer otros síntomas como:

  • Cambios de color en los dedos de las manos y los pies: se ponen blancos, azules o rojos cuando hace frío o hay estrés. Esto se llama fenómeno de Raynaud y se debe a una alteración de la circulación sanguínea.
  • Heridas o manchas en la piel: se forman por la falta de riego sanguíneo o por la acumulación de calcio. Estas lesiones se llaman úlceras digitales o telangiectasias.
  • Problemas respiratorios: se deben al daño en los pulmones o en el corazón. Los pulmones se vuelven más gruesos y cicatrizados, lo que impide el paso del aire y del oxígeno. El corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre y puede sufrir arritmias o inflamaciones. Estos problemas se llaman fibrosis pulmonar, hipertensión pulmonar o cardiopatía.
  • Problemas digestivos: se deben al daño en el esófago, el estómago o el intestino. El esófago pierde su capacidad para mover y relajar los alimentos hacia el estómago. El estómago tarda más en vaciarse y puede devolver el ácido hacia la boca. El intestino puede inflamarse y alterar el tránsito intestinal. Estos problemas se llaman disfunción esofágica, gastroparesia o síndrome del intestino irritable.
  • Problemas renales: se deben al daño en los riñones o en las arterias que los irrigan. Los riñones no pueden filtrar bien la sangre y eliminar los desechos. Esto puede causar un aumento de la presión arterial, una hinchazón en las piernas y el abdomen, una anemia o una intoxicación de la sangre. Estos problemas se llaman insuficiencia renal o crisis renal.

Tratamiento

La esclerosis sistémica no tiene cura, pero se puede tratar para aliviar los síntomas y evitar que empeore. El tratamiento depende de cada caso y puede incluir:

  • Medicamentos: para reducir la inflamación, mejorar la circulación, proteger los órganos, aliviar el dolor y el reflujo, controlar la presión y el azúcar, etc.
  • Ejercicios: para mantener la movilidad de las articulaciones, los músculos y la piel, mejorar la respiración y prevenir las úlceras.
  • Cuidados de la piel: para hidratarla, protegerla del sol y del frío, evitar las heridas y las infecciones, etc.
  • Cuidados de la boca: para cepillarse los dientes, usar hilo dental, usar saliva.
 
Finalmente, te recomiendo siempre visitar a tu médico especialista en reumatología que es el más indicado para tratar este tipo de patologías, en conjunto con otros profesionales de la salud. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?