fbpx

Dr. Christian zenteno

El reumatismo muscular es una condición que causa dolor, inflamación y rigidez en los músculos, especialmente en la espalda, el cuello y los hombros. El término reumatismo se usa de forma genérica para referirse a diversas enfermedades que afectan al sistema musculoesquelético, como la artritis, la fibromialgia o la tendinitis.

El reumatismo muscular puede tener diferentes causas, como el frío, la humedad, el estrés, las infecciones o las alteraciones hormonales. También puede estar relacionado con otras enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide, que es una enfermedad autoinmune que provoca inflamación crónica en las articulaciones.

Síntomas del reumatismo muscular

Estos pueden variar según la persona y la zona afectada, pero suelen incluir los siguientes:

  • Dolor muscular localizado o generalizado, que puede ser agudo o crónico.
  • Hinchazón y enrojecimiento de los músculos afectados.
  • Rigidez y limitación del movimiento, especialmente por las mañanas o después de períodos de inactividad.
  • Cansancio, fiebre y pérdida del apetito.
 

El diagnóstico del reumatismo muscular se basa en la historia clínica, la exploración física y algunas pruebas complementarias, como análisis de sangre o radiografías. El objetivo es descartar otras posibles causas del dolor muscular y confirmar la presencia de inflamación

 
reumatismo muscular

Tratamiento para reumatismo muscular

El tratamiento del reumatismo muscular depende de la causa y la gravedad de los síntomas, pero suele incluir los siguientes aspectos:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Medicamentos corticosteroides, como la prednisona, para reducir la inflamación y el dolor en casos severos o refractarios a los AINE.
  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME), como el metotrexato o la hidroxicloroquina, para tratar las enfermedades autoinmunes asociadas al reumatismo muscular, como la artritis reumatoide.
  • Fisioterapia, para mejorar la movilidad y la fuerza muscular mediante ejercicios, masajes y calor o frío local.
  • Hábitos de vida saludables, como mantener una buena hidratación, una alimentación equilibrada y evitar el sedentarismo. También se recomienda evitar el tabaco, el alcohol y el estrés.
 

El reumatismo muscular es una condición que puede afectar a la calidad de vida de las personas que lo padecen. Por eso, es importante consultar con un médico especialista en reumatología ante cualquier síntoma sospechoso y seguir las indicaciones del tratamiento. Así se podrá prevenir o retrasar las posibles complicaciones y mejorar el bienestar físico y emocional.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?